domingo, 7 de abril de 2013

EL EFECTO LOTO



Según la mitología griega, una hermosa diosa huyó al bosque y fue a parar a un extraño lugar. Allí los árboles extendían sus frondosas ramas hacía un profundo marjal de aguas oscuras. 
La diosa se miró en el lago y cayó en él. Se hundió. 
El estanque se llamaba Loto y era el lugar destinado para los fracasados y perdedores en la vida.

La diosa estuvo durante siglos hundida, sumergida entre el fango de la oscuridad estigiana.
Sus pensamientos se volvieron también opacos, pero nunca dejó de luchar.
La joven diosa luchó durante siglos y al fin logró salir de aquellas aguas en forma de una hermosa flor de largos pétalos.

La flor de loto ha sido un símbolo de renacimiento en diferentes culturas. Para los egipcios, esta flor está ligada al amanecer y ocaso del sol, ya que sus pétalos sólo se abren cuando sale el sol y se cierran cuando oscurece. Representa el renacimiento después de haber superado los obstáculos. Los egipcios la llamaban sesen.

El loto también es símbolo del nacimiento divino para los hindúes. El dios Brahma emerge del ombligo de Vishnú, sentado sobre una flor de loto, para crear el universo.
Los japoneses la consideran una imagen de moralidad. 
Porque la flor de loto nace entre el barro para abrirse pura y perfecta cada mañana. El fango no logra tocarla, no consigue "mancharla". Sus hojas repelen el agua. La superficie de la flor de loto está organizada a nivel nanométrico, de tal manera que repele cualquier tipo de líquido, evitando su adhesión. 

¿Por qué no aprendemos de la flor de loto?
Vivimos entre agua estancada. Estamos rodeados de personas que no paran de decirnos que es imposible salir de la crisis, y el fango cubre nuestros sueños, nuestras ilusiones. Nos sentimos perdedores en un lago profundo, de donde cada vez es más difícil salir.
Yo os propongo que practiquemos el efecto loto. No dejemos que la oscuridad nos toque. 

Que todo aquello que nos impide avanzar resbale por nosotros como si nunca hubiera existido. 
Que nos blindemos ante la adversidad, como hace el loto.
No podemos evitar estar en las aguas estancadas de la crisis, pero no consintamos que eso toque nuestra pasión por seguir. 
Renazcamos cada día. Hagamos de cada día una oportunidad para seguir aprendiendo, para seguir creciendo.
La flor loto nace de entre el barro para abrirse pura y perfecta. Hagamos nosotros lo mismo. 
Vivamos como un loto en el agua. Cultivemos el efecto loto.
Así como la flor de loto se abre paso desde el fondo de la oscuridad del estanque, también nosotros podemos elevarnos desde el desánimo y la tristeza. Liberarnos de la corriente tenebrosa de las personas tóxicas, de la gente que no quiere que avancemos, de nuestros propios pensamientos limitantes. Alcanzar el renacimiento cada día y emerger puros e inocentes, con todas nuestras ilusiones intactas. 
Luchemos, como la diosa griega, incansablemente contra el fracaso, aprendamos de él y superémoslo.
Somos lo que pensamos que somos.
Sed loto, merece la pena.


10 comentarios:

  1. ¡Hermoso, e instructivo, texto! Estamos necesitados de personas optimistas, positivas... ¡Muchas gracias, Paloma!

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión! a ponerlo en práctica ya! besos Paloma.

    ResponderEliminar
  3. Positiva y constructiva reflexión. Siempre sorprendes con tu gran capacidad de inspirar y ayudar a los demás a superarse y progresar. ¡Gracias Paloma!

    ResponderEliminar
  4. "Con la que está cayendo..." (¡cómo odio esa frase!) da gusto leer lo que escribes. Tú eres bálsamo para los que te conocen, te leen y te escuchan. Gracias Paloma.

    ResponderEliminar
  5. Precioso tu cuento del loto, gracias por dar siempre ánimo a la humanidad. Un beso, Cristina Salas

    ResponderEliminar
  6. Me ha parecido una muy bonita forma de fijar en una imagen la actitud que deberiamos recordar con mas frecuencia. Me ha encantado leerlo. Gracias por compartirlo.
    Javier Velasco

    ResponderEliminar
  7. Hola Paloma, nos conocimos en la feria del libro una vez, iba con mis dos hermanos y con mi madre.
    Ahora me acaba de decir mamá que tenías un blog, pues he pasado a verlo y a quedarme, porque yo también tengo un blog.
    ¿Puedo entrevistarte un día para él?
    Ahora no puedo leer tu entrada porque me tengo que ir al cole, pero cuando venga a mediodía, si que lo haré, además, tengo muchas ganas.
    Gracias por participar en el cuento del cole de mi hermano, un día dejará de ser David con síndrome de Down y empezará a ser sólo David.
    Me gustaría que todo se normalizara, y que nadie le mirara como si fuera un extraterrestre.
    Después te leo. Besitos y besotes.
    Sandra Singluten
    No puedo firmar con mi nombre en el blog porque todavía no tengo 18 años.

    ResponderEliminar
  8. Hola Paloma,
    ¿Y tú, cómo haces para renacer cada día?? A mi me da alas el amor. El amor es libre. El amor es compartir. El amor es confiar. El amor... es mucho.

    ResponderEliminar