martes, 21 de enero de 2014

Meishi

En documentos históricos de la dinastía Tang, en China, ya aparecen las Meishi.

Las Meishi son tarjetas de visita.
Cuando una persona visitaba a alguien que estaba ausente de su casa, se insertaba una tabla de madera o de bambú con su nombre escrito en la entrada para que quedara constancia de su visita.
De esta costumbre china, proviene el nombre de "Meishi", que quiere decir "Insertación del nombre". La tableta también se usaba para solicitar una entrevista con un oficial de alto rango del gobierno.
En Japón, a finales del régimen militar del shogunato de los Tokugawas, algunos samurais comenzaron a tener tarjetas impresas con su nombre y su escudo de armas

En las reuniones en Japón, los japoneses entregan las tarjetas de visita en una especie de ritual que implica tomarlas y ofrecerlas con ambas manos. Cuando recibes la tarjeta, lo correcto es leer en alto el nombre o decir las siguientes palabras: Yoroshiku onegai itashimasu (te pido tu favor).


Cuentan que Keichu, el gran maestro zen de la era Meiji, estaba al frente de Tofuku, un gran templo de Kyoto y que un día, el gobernador de la ciudad le llamó por primera vez.
Su ayudante le presentó una tarjeta del gobernador que decía: "Kitagaki, gobernador de Kyoto".
-No tengo nada que ver con esa persona -dijo Keichu a su ayudante-. Dile que se vaya.
El ayudante devolvió la tarjeta al tiempo que ofrecía excusas.
-Ha sido un error mío -dijo el gobernador, y con un lápiz tachó las palabras "gobernador de Kyoto"-. Toma, dásela de nuevo a tu maestro.
-Ah, ¿se trata de Kitagaki? -exclamó el maestro cuando vio la tarjeta-. Quiero ver a ese hombre.

A veces olvidamos que lo más importante es lo que somos, no lo que hacemos, por eso es esencial crear y desarrollar nuestra propia Marca Personal.
Para ello lo primero de debemos hacer es pensar sobre nosotros, sobre nuestras capacidades y fortalezas y hallar nuestro elemento diferencial.
Es fundamental para poder poner en valor lo que hacemos.
Tanto si estamos trabajando como buscando trabajo, el poseer una fuerte marca personal nos ayudará a posicionarnos en la mente del otro como la opción referente.
Muchas personas creen que tener Marca Personal es tener muchos contactos en Linkedin, pero eso es sólo la punta del iceberg.
Nuestra marca debe revelarse auténtica y debe cumplir los parámetros de fiabilidad y  utilidad. Luego debemos hacerla visible.
Eso entraña ser diferentes también en nuestra tarjeta de visita. Componerla con un diseño y un formato atractivo e inspirador.

Pero sin olvidarnos que lo más importante es reflejar bien lo que somos, los valores en los que creemos y reforzar nuestra persona, porque es independiente de nuestro cargo.

Y tú, ¿qué pondrías en tu tarjeta de visita?